La salud es un derecho que todos compartimos, y es de cobertura universail. De acuerdo con la Organización Munidal de la Salud (OMS, 1948), la salud no solamente es la ausencia de afecciones o enfermedades, sino que es un estado de completo bienestar físico, mental y social.

El estado completo de bienestar, se define como:

  • Bienestar físico: se refiere al funcionamiento adecuado fisiológico del organismo.

  • Bienestar mental: se refiere a cuando la persona es consciente de sus propias capacidades, afronta las tensiones cotidiandas de la vida, puede trabajar productivamente y además es capaz de hacer contribuciones a la comunidad.

  • Bienestar social (del individuo): se refiere a la habilidad de adaptación y la autogestión ante los cambios y desafíos del entorno, así como la capacidad para establecer relaciones satisfactorias con otras personas.

El día 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, por lo que a continuación se presentan algunas recomendaciones que contribuyen a mantener un óptimo estado de salud:

  • Llevar una alimentación balanceada: de forma variada y de acuerdo a sus necesidades, con porciones bajas en sodio, azúcar, carnes y grasas de origen animal.

  • Establecer hábitos de cuidado personal: cepillado dental, duchas, lavado y desinfectado de manos, descanso adecuado, etc.

  • Realizar actividad física: por lo menos 30 minutos diarios de actividad física leve o moderada.

  • Disfrute o aproveche su tiempo libre: reuniones familiares y de amigos, salir a caminar, leer libros, integrarse a algún grupo de actividades sociales, recreativas, deportivas o culturales.

  • Realiza tu control médico: monitorea tu estado de salud acudiendo a revisiones médicas de rutina.

  • No automedicarse: si presentas alguna molestia, acude a una valoración médica adecuada lo más pronto posible.

Un buen estado de salud nos permite realizar todas nuestras actividades y planes.

¡Haz de tu salud tu prioridad!