El Día del Donante de Sangre se conmemora con el fin de concientizar sobre la necesidad de hacer donaciones de manera regular para tener acceso oportuno a sangre y productos sanguíneos seguros y de calidad, como parte integral de la cobertura sanitaria universal y del sistema de salud (Organización Mundial de la Salud, 2019).

Es importante resaltar que cada dos segundos, alguien en algún lugar en México necesita sangre, por lo que, si tú decides donar, puedes impactar la vida de tres personas, debido a que tu sangre se separa en glóbulos rojos, plaquetas y plasma (Blooders s/a).

La donación de sangre puede beneficiar en el tratamiento apropiado de las mujeres con hemorragias asociadas al embarazo y parto, los niños que padecen anemia grave, los pacientes con trastornos hematológicos y de medula ósea, trastornos hereditarios de hemoglobina e inmunodeficiencia, las víctimas de un traumatismo, emergencias, desastres y accidentes, así como en los pacientes que se someten a intervenciones médicas y quirúrgicas.

Para que una persona pueda ser donante de sangre, según la Organización Mundial de la Salud (2019), debe contar con las siguientes características:

  • Tener entre 18 y 65 años
  • Pesar mínimo 50 kg
  • Gozar de buena salud en el momento de donar
  • No tener resfriado, gripe, dolor de garganta, úlceras bucales, infección gástrica o cualquier otra infección
  • Después de haberse tatuado o hecho un piercing no se puede donar durante 6 meses
  • No estar embarazada o lactando
  • No tener más de una pareja sexual o pareja de riesgo en los últimos 12 meses
  • No haber sido detectado con VIH o hepatitis por virus B o C

¡Tu donación puede marcar una gran diferencia!

Día mundial del donante de sangre, 14 de junio